Publicado el Dejar un comentario

Siete Principios Esenciales de la Economía Blockchain

Todos los que han leído el whitepaper de bitcoin probablemente tienen claro que va a empezar una nueva era de la economía digital. La primera era de la economía digital nació por combinación de la informática y de las tecnologías de la comunicación, esta segunda etapa marcará el resultado de la ingeniería informática, la criptografía y la economía del comportamiento. Se cree que el protocolo que se creó a partir de bitcoin responde a los principios que pueden llevarnos a reconfigurar nuestras instituciones y nuestra economía. Se ha hablado mucho del sistema blockchain y se han extraído principios generales que pueden guiar a la hora de desarrollar software, servicios, modelos de negocio, mercados, organizaciones y hasta gobiernos con tecnología blockchain. Con estos principios se cree que la siguiente era de la economía digital, será una era de confianza renovada.

1) Integridad en la red.


La integridad se encuentra cifrada en las etapas del proceso y está distribuida. Las partes interesadas podrán intercambiar valor directamente y están confiados en que los demás actuarán con integridad. Esto significa que los valores de integridad-honradez de palabra, acción, respeto por los intereses ajenos, responsabilidad por las consecuencias de nuestras decisiones, actos y transparencia a la hora de tomar decisiones, están codificados en estructuras de incentivos y operaciones de tal manera que comportarse sin integridad es prácticamente imposible.

2)  Poder Distribuido.


El sistema distribuye poder por una red de iguales sin que haya ningún punto de control. Los participantes no pueden apagar el sistema por sí solos.

3) El Valor como Incentivo.


El sistema hace coincidir los incentivos de todos los participantes. Por ejemplo, bitcoin o alguna otra criptomoneda según la blockchain utilizada, es parte esencial de esta coincidencia. A esto se le conoce como recompensa de un minero.

4) Seguridad.


La seguridad no solo garantiza la confidencialidad sino también la autenticidad de todas las actividades. Todo el que quiera participar debe usar criptografía. La criptografía utilizada bajo la cadena de bloques permite representar un derecho de propiedad digital evitando situaciones como el pirateo, robo de identidad, transacciones fraudulentas, etc.. La primera era de internet ha hecho muy poco por aumentar la seguridad de las personas, las instituciones y la actividad económica. Una criptomoneda no se almacena en un archivo propiamente, sino que representa una serie de transacciones indicadas por un hash criptográfico y así los usuarios tienen las llaves privadas de su dinero y lo intercambian directo entre sí. 

5) Privacidad.


Nosotros deberíamos poder controlar nuestros propios datos, se debería  tener el derecho a decidir sobre la identidad de cuando, como y cuanto compartir con los demás. Respetar el derecho a la privacidad no es exactamente lo mismo que respetar la privacidad, se necesitan ambas cosas. La privacidad es un derecho humano fundamental en una sociedad libre. En estos 20 años de internet las bases de datos centrales, tanto del sector público como privado, han acumulado todo tipo de información confidencial sobre individuos e instituciones y generalmente sin conocimiento de esto. Blockchain no necesita saber quienes somos, ni acomular tanto tipo de información. Blockchain nos permite frenar la carrera con la que vamos hacia una sociedad de vigilancia, como las bases de datos de nuestra información, que almacenan las empresas.

6) Derechos Preservados.


Siempre deberán ser transparentes y legítimos los derechos de propiedad, así como las libertades que serán reconocidas y respetadas. En la primera fase de la economía digital, se buscaban maneras de ejercer esos derechos de forma más eficaz e internet se convirtió en un medio para desarrollar nuevas maneras de arte y entretenimiento, para establecer derechos de autor de poemas, canciones, historias, fotografías y grabaciones de sonido y video. Hoy en día, tenemos que confiar en intermediarios que controlan las transacciones y que pueden bloquearlas, retrasarlas o retenerlas en sus propias cuentas, o autorizarlas para luego revertirlas. El sistema Blockchain, no solo impide el doble gasto, sino que también confirma la propiedad de todas y cada una de las monedas en circulación y cada transacción es inmutable e irreversible, es decir no podemos manipular ni negociar con algo que no es nuestro, ni podemos negociar con lo que no estamos autorizados a negociar en nombre de otra persona.

7) Inclusión


La economía funciona mejor cuando es para todos, cuando se pueden eliminar los obstáculos que impiden la participación, es decir, cuando se pueden crear nuevas plataformas que hagan posible un capitalismo distribuido y no simplemente un capitalismo redistribuido.

Fuente: La Revolución Blockchain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.